CALIBRAR PARA COMPETIR

Los niveles de calidad que progresivamente se incrementan en la industria, determinan la necesidad de que los fabricantes adopten una serie de acciones dirigidas a actualizar o ampliar sus Sistemas de Gestión.

El mercado exige asegurar la calidad de un producto mediante la comprobación de magnitudes físicas.  Esto implica el realizar unas mediciones utilizando instrumentos de medida.

Estas medidas son la base de numerosas decisiones que hay queMetro tomar en los diferentes escalos que constituye un Sistema de Gestión.  Las Especificaciones Técnicas de un producto se establecen mediante tolerancias.  Para decidir si el valor esta dentro de tolerancia, es necesario medir.  Sin embargo, la medida tiene que asegurar la calidad necesaria para no tomar una decisión errónea.

Está claro que no se puede establecer un plan de calidad si no se “aseguran las medidas”.  Es por ello, que tenemos que integrar en el Sistema de Gestión un plan que garantice la bondad de las medidas tomadas con los diferentes equipos.

Actualmente, la precisión y exactitud de las medidas son necesarias para conseguir la intercambiabilidad.  El resultado de la medida tiene que ser independiente de las circunstancias de su realización, es decir, las medidas realizadas por distintas industrias sobre la misma magnitud, tienen que presentar discrepancias despreciables.  Esto ocurre porque todas las medidas realizadas, tienen que estar referidas a los patrones adecuados.  Para ello:

–       Hay que usar mismas definiciones de unidades en todo el mundo.

–       Hay que utilizar patrones cuyo valor no difiera del verdadero en más de una cantidad determinada.

Deja un comentario